Historias en un bocado

Hemos vivido, leído y escuchado muchas historias, pero ¿cuántas hemos probado?

Estamos acostumbrados a escuchar y ver historias, pero muchas veces ignoramos cuantas historias hemos saboreado.

Suena un poco raro, pero así es, desde la cocina se han contado millones de historias a lo largo de la existencia humana, historias de amores, de conflictos, de risas, de amistades, de momentos buenos y otros no tanto.storytelling-1.jpg

Si usted es lector frecuente, sabe ya que además de comer para calmar nuestro apetito, comemos por muchísimas otras razones, sacamos provecho de nuestra condición de ser seres que se rigen por la voluntad y no por el instinto, para llevar la comida más que a nuestras mesas a muchos factores de nuestra vida cotidiana.

Primero empecemos por dejar claro que los seres humanos somos la suma de varias vidas, la vida social, la vida laboral, la vida familiar, la vida amorosa, la vida espiritual, la vida personal, la vida secreta y muchas otras. El conjunto de quien somos en cada una de estas vidas nos define. Gourmet-Food-and-Wine-Freycinet-Lodge-Tourism-Tasmania

Ahora bien, sabemos que biológicamente necesitamos alimentarnos para mantenernos con vida, es por eso que en cada una de las vidas que forman parte de nosotros, la comida juega un papel muy importante. Me explico, una mesa arreglada, con una torta/pastel en el centro, velas y una botella de champaña siempre significarán en nuestra mente celebración, ocasión de gozo y alegría, ya sea en un matrimonio o cumpleaños estos alimentos los asociamos inmediatamente con un momento feliz.

De igual manera, cuantas veces vamos por la calle y sentimos olor a pan recién horneado, enseguida nuestro cerebro activa recuerdos de momentos vividos compartiendo un fresco pan calientito con un amigo o familiar. Así como recordamos fechas y hechos de la historia, inconscientemente creamos recuerdos de momentos que marcaron nuestras vidas donde la gastronomía jugó un papel protagónico.Salvador-Dalí-La-persistencia-de-la-memoria

Nuestra memoria es asombrosa, recordamos las tablas de multiplicar, sabemos respuestas rápidas a operaciones sencillas, recordamos imágenes y le asociamos significado a estas, ciertos sonidos nos transportan a lugares o situaciones vividas, pero de igual manera nuestra memoria es gustativa. Somos capaces de asociar sabores a momentos de nuestras vidas, logrando así salir de nuestra situación presente para navegar por las aguas donde “todo tiempo pasado fue mejor”, entendiendo que la comida es una experiencia que involucra todos los sentidos, olemos, vemos, sentimos, oímos y saboreamos un bocado de un alimento que nos permite revivir historias de todo tipo.

Hay que entender que las historias que están detrás de un bocado son muy diversas, son tan diversas como las personas que lo saborean. No se puede generalizar y pensar que nuestra experiencia negativa con cierto alimento es la misma a la de los demás. Incluso en un grupo de familiares, donde los gustos y preferencias son bastante similares, la historia detrás de una rebanada de pizza para mi puede ser diferente que la historia que esa pizza le trae a mi hermano o padre. Ahí es donde radica la belleza de la gastronomía, como en la simpleza de un ingrediente o producto se pueden leer historias muy complejas de todos los géneros.

Juan Camilo Quintero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s